Harina Integral: Molienda A Piedra

Harinas integrales, en dos diferentes grados de molienda Molienda Gruesa y molienda fina, tradicional.

Hasta hace cien años, sólo se usaba el grano entero para hornear y cocinar. El problema era que la harina no podía ser almacenada por mucho tiempo. Con el tiempo, por lo tanto, la parte del grano responsable de la amargura de la harina fue eliminada: la planta oleaginosa, así como el fruto y la cáscara de la semilla. Aunque esto permite conservar la harina, se la priva de sus sustancias más valiosas. En nuestras harinas blancas, volvemos a agregar («fortificar») las sustancias más importantes para una alimentación completa. Sin embargo, especialmente el grano entero contiene todo lo que el cuerpo necesita para estar sano y vital.

El tipo de molienda hace la diferencia

En en los molinos de piedra, el grano es descascarado desde el exterior al interior y se muela suavemente. En nuestro molino a piedra trabajan dos piedras extremadamente duras que resulta en una harina muy fina, óptima para ser utilizada en pan integral. La molienda a piedra permite que la harina tiene um comportamiento de alta manejabilidad durante el amasado y leuda parecida a una masa de pura harina blanca. Es la harina ideal para procesos de conducción larga con masa madre.

La harina a piedra se fabrica en pequeños lotes. Así, es siempre fresco y aromático. Debes trabajarlo dentro de una semana, para evitar la oxidación de sus valiosos componentes.

Venta online y despacho sólo en Osorno.

X